Nieve de limón

Empecé a escribir Nieve de Limón cuando estaba en Italia, la vaga idea de que dos extraños coincidieran y decidieran acompañarse, pues.
Le di forma mi penúltimo semestre y presenté la carpeta.

Pero Nieve de limón cobró vida el día que conocí a Elena Del Río

Captura de pantalla 2017-10-18 a las 9.25.32 p.m.

Elena y yo nos reunimos en un café de Polanco, y me dijo que el guión le había fascinado, me confesó que se sentía muy unida a Lucía (el personaje) y que la entendía bien.

Terminamos platicando por horas, y cada día después de eso Elena me escribía y me preguntaba más y más cosas sobre Lucía, hasta que terminó siendo un personaje complejísimo, muy sensible.

Dirigir este proyecto fue un gran reto para mí, porque por meses creí que era lo último que iba a dirigir y de pronto ¡pum! renací y dejó de ser lo último para ser lo primero en un nivel profesional.

 

Y bien chistoso, como suele pasar, una vez que estuvo terminado nos entrevistaron a Elena y a mí, y cuando la escuché hablar acerca de cómo esta era una historia de perdón me cayó el veinte. Nieve de limón fue una carta de perdón escrita por mi para mí.

Y resulta ser que esta carta de perdón viene con aplausos, con reconocimientos y alegrías, nadie lo sabe pero es como si me estuvieran diciendo “que bueno que te animaste” o “bien por ti por aguantarte el miedo”.

Estar en este punto de mi vida, este blog, esta felicidad, me motiva a volver a superar el miedo, porque me queda claro que vendrá otro.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s