Una derrota tras otra

Regresé fresca, como si el viaje me hubiera regresado un poco de lo que perdí.
Pero empecé a exigirme mucho (mucho muchísimo) a mí misma.
Decidí producir un cortometraje de titulación al mismo tiempo que hacía otro con unos recién encontrados amigos que también tenían pretensiones cinematográficas, al mismo tiempo que quise ser presidente de la carrera. Al mismo tiempo que planeaba filmar una película en Italia (Una vez más: los jóvenes creen que pueden con todo)

Y pues se me quemaron las habas como diría mi abuelita, porque llevar 8 materias y querer hacer tanto sin planes nomás no funciona.
La película nunca tuvo futuro, pero fue un buen ejercicio para recordarme porqué seguía estudiando. El corto de titulación se salió mucho de presupuesto porque resulta que el director tiene que avisarle al productor de los gastos que está haciendo. Y el de los recién encontrados amigos no podría ser más amateur ni con todas sus ganas. Finalmente la planilla tampoco funcionó porque se necesitaban 51% de los votos siendo planilla única y todos dieron por sentado que ya estaba electa.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s